Noticias

Instituciones de Cuba y EE.UU. cooperan en el desarrollo de una vacuna para el cáncer de pulmón

En 2011, las autoridades sanitarias cubanas anunciaron el desarrollo de la primera vacuna del mundo contra el cáncer de pulmón, CimaVax. El Centro de Immunología Molecular de Cuba ha ultimado un acuerdo con el Instituto oncológico Roswell Park de Buffalo, EE.UU., para desarrollar una vacuna conjunta basada en CimaVax.

Vacuna terapéutica
Antes de ser distribuida en los EE.UU, la nueva vacuna deberá recibir la aprobación de las autoridades sanitarias estadounidenses (la FDA), para a continuación comenzar los ensayos clínicos. Una de las primeras medidas de la normalización de relaciones entre Cuba y EE.UU. ha sido la retirada de restricciones a la investigación clínica y a la llegada de material médico. Al contrario que la mayoría de vacunas contra el cáncer, CimaVax es relativamente barata y fácil de almacenar. Por otra parte, tiene escasos efectos secundarios. Ha superado dos fases de ensayo clínico en Cuba y en la actualidad está en la tercera fase de ensayos.

CimaVax no es una cura para el cáncer. Se trata de una vacuna que contiene una proteína EGF (Epidermal Growth Factor) que estimula el crecimiento de las células. Esta proteína es producida normalmente por el organismo, pero las células tumorales pueden estimular un exceso de producción de ésta, lo cual hace que el tumor se multiplique y crezca sin control. La vacuna estimula al sistema inmunitario para que produzca anticuerpos contra la proteína, lo cual suprime los efectos oncogénicos de EGF. Esto hace que el tumor deje de crecer, aunque no lo ataca de forma directa.

La vacuna es suministrada a pacientes que ya han padecido cáncer de pulmón, con lo que se trata de una vacuna terapéutica: no es preventiva, sino que se da a personas que ya han tenido tumores cancerosos en los pulmones para inhibir su crecimiento e impedir que se extiendan (metástasis) a otras partes del organismo.

Los investigadores esperan que este método pueda emplearse para otros tipos de cáncer: la señalización EGF también está involucrada en el desarrollo de tumores de mama, colon y páncreas. Todos estos, afirman los investigadores, son potenciales dianas terapéuticas para la vacuna.
Imprimir el artículo