Enfermedades

La resistencia a los antibióticos podría causar 300 millones de muertes prematuras de aquí a 2050

El coste real de la resistencia a antibióticos podría llegar a ser de 300 millones de muertes prematuras y 100 billones de dólares de aquí a 2050, según advierte el informe Review on Antimicrobial Resistance. El informe también predice que con un total de 100 millones de muertes prematuras el producto interior bruto será un 0,5% inferior en 2020 y un 1,4% inferior en 2050.

Costes humanos y financieros de la resistencia a los antibióticos.
Este Nuevo estudio es un análisis global que busca cuantificar los costes financieros de la resistencia a los antibióticos durante las próximas décadas. El estudio aduce que los gobiernos deben actuar ahora pues se trata de un asunto que va más allá de la política sanitaria. Hasta ahora, no se había investigado la dimensión económica del problema: el mundo “…reaccionó con lentitud contra el SIDA, pero cuando se calcularon los costes, el mundo se lanzó a la acción”, comenta Michael Head del University College de Londres. Al calcular el total invertido en I+D contra enfermedades infecciosas en el Reino Unido, se llegó a la conclusión de que había un importante déficit de inversiones en investigación antibacteriana: 102 millones de Libras esterlinas sobre un total de 2.600 millones. Otros estudios han mostrado que durante el período 2008-2013 menos del 1% de los fondos de investigación del Reino Unido y del resto de Europa fueron a parar a proyectos de investigación de antibióticos.

Las instituciones autoras del estudio evaluaron el futuro impacto de la resistencia bacteriana. Tras examinar un conjunto de patógenos resistentes a los antibióticos (Klebsiella pneumoniaEscherichia coliStaphylococcus aureus, VIH, tuberculosis y malaria), se realizaron dos modelos: uno examinaba lo que ocurriría si la resistencia a los antibióticos aumentase en un 100% después de 15 años con un número de infecciones estable, y el otro evaluaba un aumento de resistencia del 40% a partir de los niveles de hoy, con las infecciones duplicándose. Según estos modelos, la resistencia a la malaria causaría el mayor número de fallecimientos, mientras que la resistencia a E. coli sería la causa de casi la mitad del impacto económico debido a que está muy extendida y su incidencia es muy alta.

Una de las claves de que no aparezcan nuevos antibióticos son los modelos de negocio de la industria: si en la actualidad apareciera un nuevo fármaco cardiovascular innovador, generaría decenas de miles de millones al año de beneficio. Pero si apareciera un nuevo fármaco antibiótico de gran eficacia, lo reservaríamos para los más enfermos, para aquellos casos que no responden a los antibióticos disponibles en la actualidad, con lo que se vendería en modestas cantidades. Es decir, no sería un gran negocio ni justificaría la inversión de tiempo y dinero. Los antibióticos, hoy por hoy, no son un negocio para la industria farmacéutica. Las perspectivas de mercado son extraordinariamente limitadas para antibióticos innovadores, y todo ello por excelentes razones de salud pública.

Posibles soluciones: cómo incentivar la I+D de nuevos antibióticos.
Se han propuesto diversas soluciones: una de ellas sería desvincular inversión de volumen de venta. Se ha propuesto que en lugar de que las compañías vean compensada su inversión en I+D en forma de ventas, podrían recibir pagos de los gobiernos por permitirles tener acceso a este antibiótico. También se está planteando revisar y reutilizar viejos fármacos que no han sido empleados durante años. Esto sería debido a que desarrollar un nuevo antibiótico requiere muchos años, “y no disponemos de tanto tiempo” según comentó una representante del Centro de Agentes Anti Infecciosos de Viena, Austria.

Más información sobre la resistencia a los antibióticos en medicina21:
http://www.medicina21.com/Articulos-V546-Resistencia_a_los_antibioticos.html

Los virus, aliados en la lucha contra las enfermedades bacterianas:
http://www.medicina21.com/doc.php?op=especialidad3&especialidad=&id=3443

Imprimir el artículo