Enfermedades

“Bombas inteligentes” de ADN para combatir las baterias multirresistentes

Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han desarrollado un antibiótico “inteligente” que identifica cepas concretas de bacterias y suprime su ADN, curando así la infección.

El mecanismo CRISPR-Cas
Los antibióticos convencionales están siendo superados por bacterias multirresistentes. Además, los antibióticos convencionales de amplio espectro eliminan todo tipo de bacterias, tanto las perjudiciales como las beneficiosas, por lo que muchas veces facilitan el ataque de infecciones oportunistas.

El nuevo método diseñado por los investigadores de la Universidad estatal de Carolina del Norte (Raleigh, EE.UU) aprovecha un mecanismo inmunitario presente en numerosas bacterias denominado CRISPR-Cas. Este mecanismo inmunitario crea pequeñas cadenas de ARN con el que protegerse de virus bacteriófagos y otros patógenos. Las cadenas de ARN creadas por el mecanismo CRISPR-Cas identifican secuencias de ADN concretas de cada patógeno concreto, de modo que, cuando las cadenas de ARN identifican un patógeno, activan proteínas Cas con las que atacan y eliminan el ADN del patógeno.

El estudio, publicado en la revista de la Asociación estadounidense de microbiología (mBio) ha demostrado que es posible modificar genéticamente el ARN de CRISPR-Cas para atacar el ADN de la propia bacteria, provocando el “suicidio” de esta. En experimentos in vitro con bacterias de Salmonella, el ARN modificado eliminó únicamente el patógeno contra el que se dirigía, respetando otras bacterias presentes que compartían el mismo código genético de Salmonella en un 99%, respetando bacterias beneficiosas que están presentes en el tracto digestivo.

Superar la resistencia a los antibióticos.
Otro efecto beneficioso del nuevo método sería que al atacar directamente al ADN empleando contra la bacteria su propio sistema inmunitario, será posible “saltarse” los mecanismos genéticos que provocan los numerosos ejemplos de resistencia a los antibióticos. Los investigadores responsables del estudio ya están trabajando en métodos efectivos para emplear el CRISPR ARN en la práctica clínica. Esto abriría paso a una nueva generación de antibióticos que permitan superar el grave problema sanitario de las bacterias multiresistentes.

Resistencia bacteriana
La resistencia bacteriana es un proceso natural que demuestra el mecanismo de la evolución de las especies. Durante el último medio siglo, aproximadamente, el uso y abuso de antibióticos han llevado a un número creciente de bacterias a desarrollar resistencia a los antibióticos, minando así uno de los pilares en los que se basa la asistencia sanitaria moderna. La OMS ha señalado que los organismos resistentes a los antimicrobianos (entre los que se incluirían, además de bacterias, hongos, parásitos y virus) constituyen una de las tres grandes amenazas para la salud mundial. Es necesario por tanto preservar la utilidad de los antibióticos existentes para las futuras generaciones, así como desarrollar nuevos fármacos antibacterianos que mejoren a los ya existentes.
Imprimir el artículo