Enfermedades

La edad no es un obstáculo para las broncoscopias con fibra óptica

Los pacientes de edad avanzada no presentan un riesgo más elevado de fiebre o neumonía después de una exploración con un broncoscopio flexible de fibra óptica, según los resultados de un estudio recién publicado en el Journal of the American Geriatrics Society.

La broncoscopia flexioble de fibra óptica se utiliza para visionar las vías aéreas y diagnosticar enfermedades pulmonares. Consiste en un tubo de un centímetro de grosor y de unos 60 de largo que se pasa por la boca o la nariz para que el especialista pueda visualizar el interior de los pulmones.

Aunque se considera un método seguro y eficaz, unos pocos casos han registrado efectos secundarios. Algunos estudios han detectado que podría elevar el riesgo de fiebre o neumonía, y que este riesgo podría aumentar con la edad.

El Dr. Hiroaki Satoh y colaboradores, de la universidad de Tsukuba (Japón), examinaron la frecuencia con que se producía fiebre y neumonía tras una broncoscopia en 358 pacientes, de los que 165 (46,1%) tenían 70 o más años.

No se observaron diferencias significativas entre los pacientes de más de 70 años y los de menos, ni en los motivos para someterse a la broncoscopia ni en los hallazgos de anomalías. Los ancianos tampoco tuvieron que pasar por pruebas adicionales. Sin embargo, el diagnóstico de cáncer de pulmón fue significativamente más frecuente en los pacientes de más edad.

En general, 24 pacientes (6,7%) desarrollaron fiebre tras la exploración broncoscópica y 20 (5,6%) desarrollaron neumonía. El equipo del Dr. Satoh comprobó que los pacientes mayores eran, de hecho, menos propensos a tener fiebre tras una broncoscopia que los más jóvenes (3,6 frente a 9,3%), Asimismo, las tasas de neumonía  tras la prueba fueron parecidas en ambos grupos (4,2% en los ancianos y 6,7% en los más jóvenes).

Los investigadores concluyen que la edad del paciente no debe considerarse un factor limitante a la hora de considerar la realización de una broncoscopia con fibra óptica.

Fuente: Journal of the American Geriatric Society 2006;54:827

Imprimir el artículo